martes, 29 de octubre de 2019

GEOPOLITICA DIGITAL: UN CAMPO DE NUEVAS TENSIONES


Tribuna
Geopolítica digital: un campo de nuevas tensiones

Los EE.UU. quieren proteger sus satélites de ciberataques y potenciales misiles balísticos.


De acuerdo a los desafíos que nos impone la cuarta revolución industrial, las tradicionales dimensiones del análisis geopolítico deben replantearse. La geopolítica trata fundamentalmente del Territorio y el Poder con una comprensión histórica. Y como la geopolítica trata de la historia, debemos darle una secuencia en el análisis a los dominios geopolíticos, de acuerdo a su aparición histórica: Tierra, Mar, Aire y Cosmos.
La ciber-geopolítica nace como una rama de la geopolítica teniendo en cuenta que el ciberespacio constituye un novedoso mundo donde la tecnología informática tiene como objetivo estratégico el nexo con Internet.
La conectividad 5G es la base del desarrollo del Internet de las cosas, la conducción de maquinas autónomas, la impresión 3D, la robótica avanzada o la realidad virtual y aumentada.
Los sectores que se verán afectados por la misma serán la industria, las automotrices, la seguridad y la defensa, la salud, los medios de comunicación y entretenimiento, transporte, energía y servicios financieros.
Las tensiones geopolíticas ya asomaron a tal punto que en la Estrategia de Seguridad Nacional del año 2017 de los EE.UU se alude en su introducción a las competencias geopolíticas en ciberseguridad.
Debemos destacar en lo que hace al despliegue de las redes 5G que existen básicamente cinco fabricantes de primer orden y jerarquía. Nos referimos a Nokia, Ericsson, Samsung, Huawei y ZTE, las dos últimas de China.
Es la razón última de las fricciones geopolíticas entre los EEUU. y China en torno a la empresa Huawei, y más aun, ya en el 2012 los EE.UU, a través de la Comisión de Inteligencia del Congreso, advirtió que estas empresas chinas podrían ser una amenaza a su Seguridad Nacional, frente a la cual se busca crear una nueva red 5G nacional construida y creada por el gobierno de los EE.UU y no por ninguna empresa privada.
El Foro Económico de Davos de 2019 señaló, por su parte, que los ciberataques son la mayor amenaza a la seguridad internacional solo detrás de los sucesos climatológicos, los desastres naturales y el robo masivo de datos. La única certidumbres del sistema mundo son las incertidumbres, sin ninguna duda.
Miguel Angel Barrios es Doctor en Ciencia Política. 

sábado, 28 de septiembre de 2019

ULTIMAS VACANTES!!!

El 30 de septiembre comienzan los cursos del CEEYPP
No te los pierdas. Con importantes descuentos!
info@ceeypp.org


domingo, 22 de septiembre de 2019

30 DE SEPTIEMBRE INICIAN CURSOS EN LINEA

No te pierdas la inscripción!!!
Cursos en línea del Centro de Estudios en Estrategia y Políticas Públicas - CEEYPP
www.ceeypp.org
Informes e inscripción: info@ceeypp.org


domingo, 15 de septiembre de 2019

TRES NUEVOS CURSOS DEL CEEYPP

40 horas académicas. Cursos de actualización profesional.
Totalmente en línea.
Informes e inscripción: info@ceeypp.org
Conocenos en: www.ceeypp.org


lunes, 9 de septiembre de 2019

CURSOS EN LINEA. 40 HORAS.

Cursos en línea. 40 horas. Certificación internacional México-Argentina
Tutoría permanente. Trabajo escrito final.
Informes e inscripción: info@ceeypp.org
www.ceeypp.org


sábado, 7 de septiembre de 2019

CURSO DE GEOPOLITICA EN LINEA. 40 HORAS

10 clases totalmente en línea. 40 horas de duración. Tutoría permanente. Certificado internacional. 
Contenidos: Principios geopolíticos generales. Geopolítica de Estados Unidos. Geopolítica de México. Geopolítica de Brasil. Geopolítica de China. Geopolítica del Atlántico Sur. Geopolítica de la Triple Frontera.


miércoles, 4 de septiembre de 2019

CURSO DE GEOPOLITICA. EN LINEA

10 clases totalmente en línea. 40 horas de duración. Tutoría permanente. Certificado internacional. 
Contenidos: Principios geopolíticos generales. Geopolítica de Estados Unidos. Geopolítica de México. Geopolítica de Brasil. Geopolítica de China. Geopolítica del Atlántico Sur. Geopolítica de la Triple Frontera.


lunes, 2 de septiembre de 2019

GEOPOLITICA. CURSO EN LINEA

10 clases totalmente en línea. Tutoría permanente. Certificado internacional. 
Contenidos: Principios geopolíticos generales. Geopolítica de Estados Unidos. Geopolítica de México. Geopolítica de Brasil. Geopolítica de China. Geopolítica del Atlántico Sur. Geopolítica de la Triple Frontera.



martes, 9 de julio de 2019

PRIMERO LA POLÍTICA MIGRATORIA, ¿AHORA LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ PARA USA?


Primer semestre del 2019, ampliación de brecha entre exportaciones y mercado interno automotriz.
Juan Pablo Calderón Patiño

Conjuntando los tres turnos de trabajo, las armadoras automotrices mexicanas (23 complejos en 12 estados de la República) consolidaron 11,241.7 unidades producidas diarias en el mes de junio. Con una producción de 337,253 vehículos, junio sufrió un retroceso frente al mismo mes en el 2018 con una caída de 4.4%, no obstante, en el acumulado del primer semestre, México produjo más de 1.9 millones de vehículos ligeros, un 0.7% más que los primeros seis meses del año pasado.
De la producción automotriz mexicana, el 88% de los vehículos son exportados teniendo a la aún zona del TLCAN, con casi el 85% del total de los montos de exportaciones automotrices mexicanas. El mercado estadounidense recibió en junio del año en curso, 248,592 unidades, un 9.2% más que hace un año en el mismo mes. Pese a la crisis de aranceles que abandera intermitentemente el presidente Trump, México logró exportar a su principal comprador 1,370,759 vehículos, es decir, un 13.1% más (en valores absolutos, un aumento de 158,772 automotores frente al primer semestre del 2018). Es de resaltar que el mercado interno automotriz estadounidense presenta una caída semestral de 1.9% logrando colocar 8,412,916 vehículos. De ese total, 1,370,759 (16.4% del total de vehículos vendidos en el Vecino del Norte) son vehículos de origen mexicano, logrando un aumento de más del 12% frente al mismo periodo del 2018. Es de resaltar que la caída de exportaciones automotrices alemanas, japonesas y surcoreanas a la Unión Americana, ha sido de -18.9%, -5.6% y -6.2%, respectivamente.
La fuerza de México en la industria automotriz de América del Norte, tiene un reflejo de su importancia cuando ni juntando las exportaciones automotrices alemanas y japonesas a Estados Unidos, se alcanzan los volúmenes de las exportaciones mexicanas en el sector. El mismo caso, pero en solitario, son las exportaciones automotrices surcoreanas al consumidor estadounidense, que representan casi una tercera parte que las mexicanas.
La mirada dramática en la industria automotriz mexicana, que acaba de superar en valor a la industria alimentaria, es el mercado interno automotriz que sigue cayendo por tres años consecutivos. Irán y Rusia, ya habían rebasado a México en mercado doméstico automotriz, cuya asimetría es cada vez entre ser el 6o. productor mundial de vehículos (se tiene pronosticado que rebase a India en el 2020 para ser el 5o, productor global), el 4o. exportador global, pero hoy tocando la posición 15 del orbe en referencia a mercado nacional. Al primer semestre el mercado mexicano vendió 638,597 vehículos, es decir, representa una caída de 6.4% comparado el primer semestre del 2018.
Es fundamental subrayar que de octubre de 2005 a mayo de 2019, se han vendido 15,726,000 automóviles ligeros mientras que han entrado al país por la vía legal, casi 8 millones de vehículos usados importados, la mayoría de desecho o en pésimas condiciones para la seguridad vial, la eficiencia energética y el respeto medio ambiental. 
Fortalecer la red de financiamiento automotriz, el desarrollo del transporte público y un contundente mensaje del mandatario López Obrador, para evitar una regularización que legalizaría lo ilegal, tal es el caso del contrabando de vehículos, son pasos que se deben de dar con decisión a corto plazo. No se le puede obsequiar al presidente Trump que México sea el basurero legal de la chatarra de su país, recrudeciendo la agenda de riesgos no sólo en la Frontera Norte de México. 
El propio Gobierno de la República por medio del Presidente de México ha dicho que el desarrollo del mercado interno es un deber. La industria automotriz en México, con más de 1.9 millones de empleos directos, más que lista para trabajar en conjunto en políticas públicas que amalgamando al sector privado y público puedan ofertar al país un mejor parque vehicular y frente a las turbulencias del exterior, sea un mecanismo para garantizar más y mejores empleos.

viernes, 5 de julio de 2019

EL ESPACIO PROFUNDO, LA PROXIMA FRONTERA DE LA GUERRA POR RECURSOS


El espacio profundo, la próxima frontera de la guerra por recursos
Norberto Emmerich

“Parece una película de comedia y ciencia ficción”, opinaba burlona y equivocadamente un diario argentino en 2019 sobre un proyecto de ley para hacer minería en el espacio.
En 2012 y 2013 las pioneras Planetary Resources y Deep Space Industries anunciaron su intención de explotar los recursos de los miles de asteroides cercanos a la Tierra, cargados con una gran cantidad de materias primas de alto valor económico. En 2015 la NASA ya tenía contabilizados 12.745 asteroides pasibles de ser explotados, a 45 millones de kilómetros de distancia, 1.500 de ellos de fácil acceso. 1.000 nuevos asteroides se identifican cada año.
En los asteroides hay oro y platino, aunque agua, silicio, níquel, hierro y metales preciosos en cantidades mucho más abundantes que las terrestres son los principales activos que convocan la atención de la economía espacial. El asteroide 16 Psyche, ubicado entre Marte y Júpiter, contiene enormes cantidades de platino, oro, hierro y níquel con una cotización que alcanza los 700 trillones de dólares.
Las empresas aseguran poder reivindicar la propiedad de los recursos que consigan, pero hay aspectos legales sin resolver. El Tratado del Espacio Exterior de 1967 prohíbe la reivindicación de cuerpos celestes por los gobiernos, pero no por actores privados.
Un tribunal de Estados Unidos dictaminó en 2001 que una persona no puede poseer un asteroide, pero no dijo nada sobre los derechos de explotación. Hasta ahora los escombros lunares de la misión Apollo son considerados propiedad de Estados Unidos y algo similar plantea Rusia, que los vende.
Queriendo dar fin a la cuestión el presidente Barack Obama firmó en 2015 la Space Act o "The US Commercial Space Launch Competitiveness Act”, aprobada por el Congreso, que permite a las empresas la explotación minera espacial y la apropiación de asteroides y otros “recursos espaciales”, dejando en claro que los recursos del espacio exterior no son públicos y la explotación privada es bienvenida. Sin embargo la reivindicación de cuerpos celestes por parte de los gobiernos está expresamente prohibida en el Derecho Internacional Público. Nacida la controversia, el astrofísico Neil deGrasse Tyson afirmó con razón que “veo guerras por el acceso a esos recursos”.
Aunque la United States Space Force (USSF) nacida en 2018 todavía sufre las idas y vueltas de las disputas interiores de la política americana, el presidente Donald Trump insiste en la creación de la sexta rama militar del país, ahora como parte de la Fuerza Aérea. La primera idea de esta nueva Fuerza Espacial es detener los avances militares espaciales de Rusia y sobretodo China, que con el alunizaje de la sonda Chang'e-4 en la cara oculta de la luna ya ha prometido dominar la carrera de la minería espacial. También Europa quiere entrar en el gran juego con el anuncio de la Agencia Espacial Europea (ESA) sobre un acuerdo con Ariane Group, la empresa matriz de Arianespace, para estudiar una misión preparatoria hacia la Luna en 2025. Sin quedar atrás, la compañía japonesa iSpace aseguró que hará su alunizaje en 2020 y 2021.
El ducado de Luxemburgo, una de las naciones más pequeñas del mundo, se ha convertido en el centro de la minería cósmica, colaborando con Deep Space Industries y Planetary Resources. En 2016 firmó la Iniciativa de Recursos Espaciales con un presupuesto estatal de 223 millones de dólares en fondos y subvenciones para iniciativas dedicadas a la minería espacial, lo que permitió la radicación de diez empresas para las cuales la luna es el objetivo primario. Allí buscan explorar minerales valiosos, recursos gaseosos y fuentes de agua.
Otras empresas que participan de la nueva “conquista del oeste” son Blue Origin, de Jeff Bezos, SpaceX, de Elon Musk y la británica Asteroid Mining Company. Richard Branson, de Virgin, también invierte en economía espacial al igual que el director de cine James Cameron y Larry Page, fundador de Google. El establecimiento de colonias en la luna es el primer paso para la exploración del espacio profundo. El objetivo no es descubrir vida ni estudiar las estrellas, sino detonar recursos, ingresar minerales al espacio terrestre y abaratar los viajes espaciales de cara a una nueva revolución industrial.
La extracción de las materias primas en los asteroides exige modificaciones radicales, la incorporación masiva de tecnología digital y grandes avances de ingeniería en combustibles, maquinaria de obra, materiales de construcción, agua, equipos de perforación, etc. para superar la necesidad de energía intensiva y la protección contra el entorno agresivo de polvo, abrasividad del suelo, vacío, baja gravedad, fluctuaciones extremas de la temperatura, radiaciones cósmicas y micrometeoritos.
Volvo, Caterpillar y Komatsu, entre otras empresas, están trabajando estrechamente con la NASA para superar estar dificultades, un esfuerzo que se justifica sabiendo que un asteroide rico en platino con apenas 30 metros de largo puede “valer” entre 25 y 50 mil millones de dólares.
Interesa el traslado de los minerales al mercado interno de la tierra pero también su uso para el abaratamiento de los insumos de la exploración del espacio exterior, utilizados para las estaciones de abastecimiento de combustible, agua y energía.
Mientras los científicos Martin Elvis y Tony Milligran se preguntan “How much of the solar system should we leave as wilderness?” (¿Cuánto del sistema solar deberíamos dejar como un desierto?) y buscan proteger al sistema solar de la depredación minera, la Colorado School of Mines ha lanzado un programa de posgrado multidisciplinario en Space Resources para ofrecer un certificado de post-bachillerato, un Master of Science y un Ph.D.
La batalla ya empezó y se da aquí en la tierra. Los pioneros Deep Space Industries y Planetary Resources, que lucharon por recaudar fondos y cambiar el enfoque de la minería de asteroides, han sido adquiridos por otras compañías mientras sus planes para aprovechar las riquezas del sistema solar quedan en suspenso. Todavía faltan 10 o 20 años para asistir a las primeras extracciones de la minería espacial y a pesar de las dificultades legales y técnicos el proceso no se detiene.
Mientras tanto la nave espacial japonesa Hayabusa 2 ha estado en órbita alrededor del asteroide Ryugu durante un año y medio, recabando todos los datos posibles, arrojando mini robots y una pequeña bomba sobre su objetivo. A su regreso a la tierra, Hayabusa 2 dejó en el asteroide un cráter que antes no existía. Es una modificación pequeña, pero la tierra comenzó a someter la geografía estelar, su nuevo patio de juegos.
El futuro ya no es una categoría temporal ni la tecnología un insumo apolítico. Los viajes en el tiempo, la velocidad warp o la minería de asteroides son disrupciones propias de la construcción de un futuro deseado donde la reducción de la incertidumbre es un prerrequisito inevitable.
El big data y el blockchain permiten recabar y administrar una magnitud inusitada de datos y acceder a escenarios anticipatorios, dejando en un segundo plano las especulaciones prospectivas para entrar decididamente en el diseño del futuro.
La disputa por el acceso a materias primas baratas, causa de las grandes guerras en la tierra, se trasladará al espacio exterior al mismo tiempo que se producirán profundas transformaciones en la economía, merced a la diseminación de minerales ahora escasos, que pasarán a ser baratos. Si el oro, la plata y los diamantes dan sustento al valor de la moneda y definen la riqueza, su abundancia determina un nuevo escenario social aún desconocido. Puede surgir un futuro de paz y riqueza ilimitadas para todos los habitantes del planeta mientras ingresamos al aplastamiento del medio ambiente estelar. A las tasas de crecimiento actuales, la humanidad podría agotar las riquezas del sistema solar en menos de cinco siglos. ¿Nace la geopolítica del espacio profundo?